jueves, 25 de febrero de 2010

EL SONIDO DE UNA LÁGRIMA

Es terrible sentir como tus lágrimas quieren salir de tí y tú no las dejás por miedo al que dirán. Es increible sentir como sus voves gritan en el silencio de la noche para ser oidas y una calla su lamento.
Es en ese sonido donde una persona deja de verse fuerte, donde ya no existen armaduras que valgan y todo es corazón y sentimiento puro. Es ahí donde los pensamienos más sinceros son capaces de eclipsar a cualquier deseo.

Esas mismas lágrimas son las que hacen eco en ni habitación, cuando al recordarte ya a sólas sin que nadie pueda ver mi lamento caén rendidas al suelo esparcidas, desorientadas, tímidas... Te recuerdo y cada suspiro parece que fuera el último. El latir de mi corazón acelerado, mi respiración entrecortada, mis manos temblorosas y el dolor de mi alma me hacen recordar en esos momentos todo el amor que aún siento y que ya no puedo entregarte.

Sueño cada día con amanecer y decir que todo ha pasado, volver a enamorarme, sentirme viva, nuevas ilusiones, nuevos besos y caricias... pero todo se rompe amor al despertar y darme cuenta de que todo ha sido un sueño.

Dicen que los sueños, sueños son y que ahí quedan, pero yo quisiera soñar eternamente para no ver esta realidad que me envenena. No se que me deparará el destino, pero yo sigo aqui luchando cada día por ser feliz lejos de tí, aunque aún me embriague del sonido de mis lágrimas.

Mónica García Torres

No hay comentarios:

Publicar un comentario