martes, 23 de febrero de 2010

Imagino que estas aquí a mi lado, que me acaricias, que me observas mientras yo dormida me encuentro.
Me hablas desde lo más profundo de tu alma. El silencio de tu voz y la tranquilidad de la noche hacen que aquello que tú me dices sin decir vaya envuelto en una hermosa melodía guiada por los latidos de nuestros corazones entrelazados.

Imagino que al despertar tú ya estas dormida y desde un rinconcito a dos milímetros de ti, me encuentro contemplando esa belleza que tan sólo yo puedo disfrutar en ese momento, que es mía, para mí.
Imagino, que yo también te hablo sin hablar y que mi mirada te dice tantas y tantas cosas que las palabras sobran.

Imagino que acaricio tu cara y tú al sentir mi caricia esbozas sin saberlo una ligera sonrisa.

Imagino también que mientras yo te observo tú despiertas, nuestras miradas vuelven a cruzarse y ambas sonreímos.

Imagino…

No hay comentarios:

Publicar un comentario