domingo, 21 de marzo de 2010

AMOR DE TODOS Y NADA MÍO...

¿Qué me dirías si te digo, que creo que he estado enamorada de tí toda mi vida?
¿Qué me dirías si te digo, que a veces cuando estoy contigo te observo, cuando tú no me miras?.
¿Qué me dirías si te cuento, que cada vez que hablamos tengo que mirar tus ojos, porque si miro tu boca siento unas ganas locas de besarte?.
¿Qué me dirías si te susurro, que las veces que nos hemos besado has hecho realidad parte de los sueños que contigo jamás pensé que realizaría?.
¿Qué me dirías si te digo, que siento la necesidad de gritarte mis sentimientos, pero que no lo hago por miedo a perderte?
¿Qué me dirías, amor de todos y nada mío, que creo que esto que siento por tí es amor y nunca supe darme cuenta hasta ahora?.


Mónica García Torres.

jueves, 18 de marzo de 2010

SOLEDAD

Soledad, hoy vuelvo a rendirme a tus pies, una vez más me presento ante tí con el alma hecha pedazos. Hoy vengo a quedarme otra vez quien sabe para cuanto tiempo. Vengo a que me ayudes, a que me acompañes y seques estas lágrimas que brotan de mis ojos como manantiales enloquecidos.

Hoy vengo a pedirte cobijo, a que me des el arropo tierno que necesito de tus abrazos piadosos. Una vez más, me presento con el dolor como aliado y el desamparo como acompañante. Triste, sin rumbo, perdida ante una realidad que dejó de ser aquella que tan maravillosamente me hacia sentirme la mujer más feliz del mundo.

Hoy Soledad, vengo a contarte el sentir de un corazón que a duras penas amanece cada día con la ilusión de ver las cosas de otra manera. Aquí te muestro este corazón que destrozado por la injusticia del destino hace que mis suspiros apenas sean susurros. En tus manos pongo mi vida, para que la encauces y la hagas sentir de nuevo. Para que cures su alma con tu sangre y le des la fuerza que le falta para seguir.

Hoy quiero pedirte que no me abandones, que no me olvides, que necesito de tus caricias, de tus palabras de consuelo, de tus pasiones, de tus alegrías. Hoy vengo a ser parte de tí, a que me dejes dormir en tu regazo cada noche para que no me sienta sola. Hoy vengo a fijarme en tu sonrisa para que tu alegría pueda darme ánimos.

Hoy soledad, vengo a quedarme, ábreme las puertas de tu inmensidad...

miércoles, 17 de marzo de 2010

ANGEL...

Sé que sigues ahí, escondida en cada rincon, en cada paso que doy.
Sé que sigues ahí en cada decisión tomada, en cada pensamiento mío.
Sé que sigues ahí porque eres esa luz que me guía cada mañana,
la estrella que más brilla en el firmamento es tu sonrisa reflejada, por eso sé que sigues ahí.

Por que te siento a mi lado, en mi conciencia, en mis miedos, eres mi pañuelo de lágrimas, aún sigues siendo desde allá en el cielo. Creemé que aún siendo la distancia tan enorme yo te siento, aún queda en mí hilos de tu vida que me envuelven y me dan las fuerzas para luchar.

Sigues ahí, y te me escapas en cada lágrima cuando hoy aún recuerdo cuando siendo niñas jugamos a explorar lo desconocido. Y como siendo ya mujeres queríamos comernos el mundo.

Me entristece tu marcha como s i fuese hoy aquel primer día, con ese adiós repentino. Como quisiera que nada de esto huebiera pasado y tu estuvieras a nuestro lado presente, para arrancarte un beso, una caricia, darte un abrazo o decirte cualquier tonteria.

Mi ángel que llenas de rocío mis mañanas, ángel que velas mis sueños, y alimentas mis amaneceres de ganas de vivir.

Angel, amiga mía se que no debo pedirte esto, pero por favor no me abandones nunca.

Te quiero, te extraño...

Mónica García Torres.

martes, 16 de marzo de 2010

Sigo recordandote...

Sigo recordandote amor mio.
En cada rincon de mi casa siguen latentes tus palabras, tus sonrisas. Los besos y caricias más hermosos, tu aroma. Mi casa aún está llena de tu juventud, de tu locura, de tus ilusiones.
Las calles por las que paseamos, los lugares que visitamos, los parques, nuestras escapadas romanticas, todas me recuerdan cada dia que tu sigues en mi vida como si nunca te hubieras marchado. En cada rincón de mi corazón llevo guardadas nuestras canciónes, aquellas que nos hicierón bailar, reirnos y emocionarnos.
Sigo sintiendote por que aún mis lágrimas saben a amor, a ternura, a recuerdos, a te amos.
No guardo rencor ni odio, pero siento que mi vida está vacía sin ti, que me sigues haciendo falta.
¿Por qué?
¡Me dijiste que jamás me dejarías!,
¿donde quedaron esas promesas de envejecer juntas?,
¿donde se fue ese amor?,
¿donde?.
Devuelveme mi vida por favor, la necesito.

Mónica García Torres.

lunes, 8 de marzo de 2010

Incertidumbre...

Incertidumbre de amarte,
vive anclada en mi sentimiento más profundo,
en un corazón herido
que no encuentra razón, ni rumbo.

Calles que sin sentido acechan
errantes por un amor perdido
desoladas, cautivas
añorando un sueño vivido.

La intranquilidad anida en mi,
un ser ya sin alma
que destrozada y escondida
llora por una esperanza.

No entiende de rencor, ni de rabia
pues en ese amor jamás lo tuvo
pero ahora que su barco ya a la deriva anda hundido,
yace junto a él en el olvido.

¡ Que más quisiera amor mío!
volver a sentirte como pasión encendida
y que tus besos y caricias
calmen el lloro de esta alma mía.

Ahora, ni pensar quiero,
el que será de mí,
pues sin un futuro contigo,
no quiero vivir, asi que muero.


Mónica García Torres.