martes, 7 de septiembre de 2010

DUELE ESTE SILENCIO

Duele este silencio...

Mis noches son eternas sin tí, no pasan ni los minutos, ni las horas y es mi desvelo mi agonía de cada día.

Es tu recuerdo mi compañía cada despertar y tu aroma impregnado entre las cuatro paredes de mi habitación mi espina clavada.

Aún mis lágrimas como frías dagas afiladas desgarran mi alma haciéndola sangran sin piedad alguna.

Y es tu voz mi cura, tu sonrisa mi aliento y cada palabra tuya mi suspiro más profundo.

Duele este silncio...

Hoy mi voz callada por tu adios repentino hizo que mi inspiración más hermosa sellara mis labios anulandolos por completo, ya que, si no son para ti estas palabras no las quiero.

Y es tu lejanía un vacío en mi pecho, que me hunde, que me quema, que me ciega.
Es tu respuesta mi última salvación por que hoy sin tí vivo, hoy sin ti muero.


Mónica García Torres

No hay comentarios:

Publicar un comentario