martes, 8 de febrero de 2011

MI AMIGA, MI FUERZA...

Mi amiga, mi fuerza...
Tener una amiga en esta vida de hipocresías, egoísmos y envidias es un tesoro y como piedra valiosa que Dios ha puesto en mi vida te cuido y alimento esta amistad con todo cuanto tengo para ofrecerte y cuanto soy, para que este sentimiento tan hermoso no muera nunca.
Tener una amiga que conozca toda aquello cuanto eres, que respete tu pasado, tu presente y tu futuro. Una amiga capaz de entregarte sus recuerdos, de ofrecerte su compañía, sus ganas de vivir y sus ánimos para luchar.
Tener una amiga que no critique tus errores por desafortunados que sean y aún cuando lo has hecho, en tu caida te ayude a levantarte, te aconseje, te aliente. Una amiga que aún siendo la tormenta, la de vientos más huracanados, sea capaz de cogerte de la mano y afrontarlos contigo.
Tener una amiga que entienda tus momentos a solas y sea capaz de ponerse en tu piel para entender el por que de tus emociones. Una amiga que comprenda con sólo mirarte, todo cuanto pasa por tu cabeza y siente tu alma.
Tener una amiga que sea leal a tu confianza, a tus formas de ser y de pensar, a tus secretos, a tus sueños e ilusiones y nunca se aproveche de todo cuanto tu le has ofrecido.
Tener una amiga que te enseñe a ver el lado positivo de las cosas, que te muestre que aún los detalles más pequeños e insignificantes son hermosos por el simple echo de compartirlos contigo.
Una amiga que nunca te haga sentir que estas sóla por que aún al otro lado, con sólo pensarla sabes que está ahí y que nunca te dejará.
Tener un amiga a la que no le de verguenza decirte Te quiero, la que te extrañe... Una amiga a la que con sólo mirala ya se te ilumine la cara.
Tener una amiga con la que muchas veces tan sólo la mirada sea capaz de decirlo todo y en los momentos de silencio, sean los corazones los que hablen. Una amiga con la cuál vivir instantes inolvidables, en los que conversar, reir, llorar, contarse secretos que sean sólo vuestros y no los traicione.
Tener una amiga la cual acuda a secar tus lágrimas incluso antes de que estás aparezcan y si ya brotarón sepa tratarlas con la ternura y el cariño que merecen. Una amiga que te entregue su voz, sus ojos, sus pies y sus manos y aún así, no espere nada ha cambio.
Tener una amiga que te regale miles de sonrisas, que te aconseje, que te ayude a tomar desiciones importantes, porque a veces en las indesiciones es donde se necesita a un amigo, y que te diga CUENTA CONMIGO.
Tener una amiga dispuesta a entregar la vida, a compartirla contigo, ha vivirla, a luchar cuando las fuerzas decaigan y parezca que ha llegado el fin. Una amiga que no se ande con medias tintas y en la que su propio corazón, no esconda nada que no puedas ver.
Tener una amiga como tú....
Mi amiga, mi fuerza.
Mónica García Torres

1 comentario:

  1. Es precioso, quien tubiese una amiga como esa que tú describes.

    ResponderEliminar