martes, 26 de julio de 2011

DE CORAZÓN TE DIGO....

No existe una amistad más linda que esta que siento latir a cada segundo dentro de mi alma, ni palabras más sinceras que las que tú y yo hemos compartido. Todo cuanto escriba sobre la amistad, todo cuanto pueda expresar en estas líneas apenas es un atisbo de lo importante que es tú amistad para mí amiga mía, compañera de alegrías y nostalgias, de confidencias, de sonrisas y de lágrimas. 
Mi querida amiga hoy quiero escribirte de un futuro no muy lejano que quiero vivir contigo, de momentos inolvidables que espero nos queden por vivir, viajes, sueños,amores, amistades nuevas, metas...
Quiero poder seguir compartiendo mis cosas contigo y con certeza se que será así, quiero seguir escuchándote como siempre, cambiar impresiones ( aunque a veces no nos entendamos ), e ideando cosas contra todo y todos. 
Hay un lugar en mi corazón reservado sólo para ti, para nuestra amistad, donde guardo cada instante, cada recuerdo, cada sobremesa de charlas tomándonos un café, cada te quiero  y cada te extraño salidos del alma que nos hemos dicho, cada secreto nuestro, cada lágrima compartida y cada una de las sonrisas también.
Sabes de que te hablo si te digo que estoy aquí al otro lado, aún en la distancia, donde las relaciones se estrechan y la amistad se hace más fuerte porque el extrañarse te hace ver cuanto es de importante la otra persona para ti.  
Alguien como tú no se puede dejar escapar, lo supe en cuanto empecé a conocerte, por eso te he confiado mi alma tantas veces y me he fiado de ti con los ojos cerrados tantas otras, por eso no he criticado nunca tus palabras y he respetado todos tus actos, por eso daría mi vida, pondría las manos en el fuego por ti ante todo y sobre todos, te he brindado el tiempo y el espacio para cada uno de tus secretos y no he forzado el que me los cuentes. Cuando tienes la inmensa suerte de encontrar a gente como tú, te das cuenta de que no hay regalo mayor para tu vida, que una verdadera amiga.
En estos 6 años nunca nos habíamos separado hasta ahora, pero aunque a veces es duro, recordar, querer hacer cosas y sentir que te falta ese alguien en concreto, la vida te depara caminos distintos en los que tienes que tomar decisiones, acertadas o no, pero aún así quiero que sepas, que siempre estaré aquí, para cuanto necesites, para cuanto te haga falta. Que sepas que la distancia no va a poder con esta amistad y que siempre, y ojalá sea así, nuestra amistad seguirá creciendo.
Sólo te pido una cosa a cambio amiga mía, que cada vez que nos volvamos a encontrar, tengas guardados un abrazo y una sonrisa para mí. 
Un beso. Te quiero.    

Mónica García Torres

lunes, 18 de julio de 2011

LAS MELANCOLÍAS DE MI VIDA....

Hay días en los que te levantas con la mirada perdida, recordando penas y nostalgias del ayer que te dejan sin aliento y te hacen ver cuanto has vivido, luchado y ganado en esta vida que aún a medio camino ya has sentido. te encuentras de repente extrañando momentos que marcaron tu vida, instantes gratificantes y otros no tanto, que con el paso de los años te han ido haciendo crecer como persona. Recuerdas con tristeza aquellos tiempos que quedaron atrás de tu niñez, donde tu mayor problema era madrugar para ir a clase, los enfados en casa, los quebraderos de cabeza de tu primer amor,etc...
La vida está llena de todos esos pequeños momentos que guardamos en nuestra cabeza y corazón bajo una llave que nadie, más que nosotros puede manipular a su antojo, porque son nuestros recuerdos, nuestros sentimientos, nuestros pensamientos más íntimos. 
En días como estos en los que el día parece haber amanecido a media luz, vuelven a tí todos aquellos amigos que por diversas causas fueron quedándose en el camino, a aquellas personas que injustamente ya no están en este mundo y que marcaron en tu vida un antes y un después porque sus despedidas repentinas te hicieron ver, afrontar y vivir la vida como si cada minuto fuese el último.
Es en estos días tristes cuando todo esos momentos de ayer florecen de nuevo para recordarte que siguen ahí en nuestra cajita guardados y que siguen vivos como siempre y aunque muchos de ellos nos den tristeza otros se reviven en ese justo momento para darnos más fuerza aun si cabe para afrontar el día a día.
Cierras los ojos y eres capaz de llegar a sentir la tristeza que en aquellos momentos sentiste dentro de tu alma, el dolor de la pérdida de una de tus mejores amigas, la tristeza de ese primer amor truncado por el destino que creíste haber apartado de tu vida,de tu corazón, etc...  pero en días como estos, vuelves a sentir como se te encoje el alma con tan sólo recordarlo. Recuerdas los momentos buenos y malos vividos a su lado, aquel sentimiento de asombro al o saber que pasaba porque de la noche a la mañana pierdes todo aquello que habías amado durante años, vuelves a revivir aquella noche, todo cuanto sentiste, cuanta tristeza acumulada y un nudo comienza a anidar en tu garganta a punto de explotar.
Hechas de menos con más fuerza a aquellas personas que ahora por circunstancias de la vida no pueden estar a tu lado, y ansias poder volver a verlos para abrazarlos, decirles cuanto es lo que los quieres y volver a hablar, disfrutar, reir y llorar a su lado si hace falta. Hechas en falta a la familia, las palabras de tu madre, de tu padre, de un hermano, de una amiga... 
Eres capaz de hacer un balance de tu vida y recapacitar en todo cuanto has vivido hasta ahora y ver cuanto has aprendido de los errores cometidos, si fuiste feliz o si por el contrario no has sabido vivir como se merecía tu propia vida.

Hoy amanecía triste y recordando las melancolías de mi ayer me he dado cuenta de que he vivido cuanto he querido en esta vida, de la mejor manera que he sabido y siempre viviéndola desde el corazón, amándo todo aquello que se ponía ante mis ojos, cada amanecer, cada palabra, cada gesto, cada sonrisa, he dicho a todos cuantos han pasado en mi vida en cada momento lo que sentía, si los he querido, si los he amado, si los he extrañado, hoy por hoy puedo decir que mi vida hasta ahora ha sido feliz en general aún habiendo vivido momentos tristes e inolvidables, pero tengo hoy por hoy en mi vida todo cuanto necesito para vivir, mi familia que aún está conmigo, mis amigos, salud, que más puedo pedir..... si todo cuanto tengo a mi alrededor son sonrisas para mi.

Mónica García Torres

viernes, 15 de julio de 2011

ENAMORADA....

Sueño contigo, al anochecer, al despertar, al atardecer, cuando duerno e incluso cuando despierta a veces ando con la mirada perdida en el horizonte. Me siento enamorada y desde el fondo de mi corazón te abrazo, te beso, te acaricio, te cuido y te acompaño cuando estás junto a mí o en la distancia. 
Desde el fondo de mi alma te amo, con un amor caído desde el cielo para bendecir mi vida con la felicidad más hermosa que haya existido jamás y la tengo sólo para mí, aunque jamás te tenga entre mis brazos, aunque nunca llegues a saber de este amor, aún así, quiero que sepas que me haces sentir la mujer más feliz del mundo, por único hecho de saber que pertenezco a tu vida como tú a la mía.
Tú y sólo tú, desde el primer día en que te vi, desde ese primer cruce de miradas, desde aquella primera conversación, desde aquella primera vez que vi más allá de ti, desde aquel primer sentimiento que empezó a inquietarme, desde aquella vez que comencé a sentir que te quería y ahora pasado los años, desde aquella primera vez que sentí dentro de mí como el amor me grababa a fuego tu nombre y supe entonces que ya te amaba. Desde entonces, cada segundo, cada minuto, cada hora, cada día, cada momento a tu lado ha sido lo más hermoso que he vivido en mi vida, instantes que tengo llevo guardados bajo llave en mi pensamiento para que nadie pueda robarlos.
Tengo guardados en  mi mente también, cada sonrisa tuya, cada gesto, cada mirada, cada palabra pronunciada. En mi piel tengo impregnado cada roce de tu piel, en mis mejillas cada uno de tus besos y en mi corazón cada te quiero, cada te extraño dirigido tan sólo para mí.
Es muy duro a veces tenerte cerca y tener que callar este sentimiento que me quema, tener que desviar la mirada hacia otro lado para no dejarte ver más allá de mi, de lo que oculta mi alma, de lo que mi corazón lleva callado durante años. 
Amor, soy feliz, porque queda en mí la enorme satisfacción de saber con certeza que nunca te irás de mi lado y que esta amistad que ha crecido, nacida desde lo más profundo y forjada con sinceridad, humildad y complicidad, no morirá nunca y que juntos o en la distancia siempre sabremos que cada uno está al otro lado.
Te amo y perdóname una vez más por callarlo, ojalá y Dios me dé la oportunidad llegado el momento de poder decirte antes de morir, que todo cuanto he escrito y escribo en mis poesías, en mis versos, en mis relatos, fueron, son y serán todos para ti.

Enamorada.... de ti y sólo de ti.

Mónica García Torres