viernes, 15 de julio de 2011

ENAMORADA....

Sueño contigo, al anochecer, al despertar, al atardecer, cuando duerno e incluso cuando despierta a veces ando con la mirada perdida en el horizonte. Me siento enamorada y desde el fondo de mi corazón te abrazo, te beso, te acaricio, te cuido y te acompaño cuando estás junto a mí o en la distancia. 
Desde el fondo de mi alma te amo, con un amor caído desde el cielo para bendecir mi vida con la felicidad más hermosa que haya existido jamás y la tengo sólo para mí, aunque jamás te tenga entre mis brazos, aunque nunca llegues a saber de este amor, aún así, quiero que sepas que me haces sentir la mujer más feliz del mundo, por único hecho de saber que pertenezco a tu vida como tú a la mía.
Tú y sólo tú, desde el primer día en que te vi, desde ese primer cruce de miradas, desde aquella primera conversación, desde aquella primera vez que vi más allá de ti, desde aquel primer sentimiento que empezó a inquietarme, desde aquella vez que comencé a sentir que te quería y ahora pasado los años, desde aquella primera vez que sentí dentro de mí como el amor me grababa a fuego tu nombre y supe entonces que ya te amaba. Desde entonces, cada segundo, cada minuto, cada hora, cada día, cada momento a tu lado ha sido lo más hermoso que he vivido en mi vida, instantes que tengo llevo guardados bajo llave en mi pensamiento para que nadie pueda robarlos.
Tengo guardados en  mi mente también, cada sonrisa tuya, cada gesto, cada mirada, cada palabra pronunciada. En mi piel tengo impregnado cada roce de tu piel, en mis mejillas cada uno de tus besos y en mi corazón cada te quiero, cada te extraño dirigido tan sólo para mí.
Es muy duro a veces tenerte cerca y tener que callar este sentimiento que me quema, tener que desviar la mirada hacia otro lado para no dejarte ver más allá de mi, de lo que oculta mi alma, de lo que mi corazón lleva callado durante años. 
Amor, soy feliz, porque queda en mí la enorme satisfacción de saber con certeza que nunca te irás de mi lado y que esta amistad que ha crecido, nacida desde lo más profundo y forjada con sinceridad, humildad y complicidad, no morirá nunca y que juntos o en la distancia siempre sabremos que cada uno está al otro lado.
Te amo y perdóname una vez más por callarlo, ojalá y Dios me dé la oportunidad llegado el momento de poder decirte antes de morir, que todo cuanto he escrito y escribo en mis poesías, en mis versos, en mis relatos, fueron, son y serán todos para ti.

Enamorada.... de ti y sólo de ti.

Mónica García Torres 



No hay comentarios:

Publicar un comentario