lunes, 5 de noviembre de 2012

Esos momentos....

Los momentos están para vivírlos, unos te producen amor, otros tristeza, unos te hacen ver la realidad de la vida y otros por el contrario te hacen permanecer y hacer tuya una irrealidad que nos confunde pero que a la vez.... nos hace tan feliz.

Existen momentos que llegan a alcanzar una inmortalidad por la inmensidad de su belleza, por la grandeza de la ilusión creada, por la fuerza que tienen en ese momento de llegar a detener el tiempo. Todos esos momentos ya sean buenos o malos son parte de nuestra vida, parte de lo que un día fuimos y lo que hoy gracias a sus lecciones llegamos a ser como personas. pero son sólo eso momentos, que tenemos que llegar a reconocer, aceptar, aprender a vivir con ellos e incluso olvidar aquellos que nos hicieron mal.

Habrá de aquellos que nos marquen para siempre, porque las personas o las situaciones que los crearon nos dejaron una huellas imborrables, que grabadas en el alma nos recuerdan una y otra vez lo que significaron en su momento. Amores que murieron, amistades que se truncaron por errores cometidos, infidelidades e incluso amores que no fueron correspondidos por mucho que nosotros mismos diéramos todo de nuestra parte y aún así no fuera suficiente.

Momentos en los que una mirada o una sonrisas hablan por si solos entre dos amigos que se reeencuentran o esos silencios entre dos enamorados que hablan por si solos. Esos momentos en los que compartes una puesta de sol o un paseo a la orilla del mar con la persona que amas sin ni siquiera saber esa persona el amor que dentro de ti te quema por ella. Esas noches a solas en tu cuarto en la que los sueños te hacen vivir una y otra vez lo que anhelas en esa realidad en la que tu suspiras de amor y la persona que amas no conoce esos suspiros.

Esos momentos pasan y ninguno será igual al anterior, quédate con lo bueno de cada uno de ello y olvidarlo cuanto antes por que nada es para siempre y al igual que la vida te los regala en un presente, cuando pasa te los borra el pasado. 

Aprender a atesorar los momentos bellos es los que nos ayudara a seguir fuertes hacia adelante, a sentirnos vivos, a querer a pesar de las encrucijadas del destino. Si llenamos nuestra vida de esos enormes momentos, llenaremos de paz y alegría a todo aquel que se encuentre a nuestro lado, llenándolos de ese amor que tan sólo nosotros sabemos dar.

NO hay que permitir que nadie borre nuestros recuerdos pues sólo nosotros somos dueños de ellos y con nosotros se irán el día de mañana. Quizás algunos momentos ya hayan pasado para nuestra vida, pero nos quedan muchos más por los que vivir y luchar y son simplemente, esos bellos momentos....

Mónica García Torres




jueves, 25 de octubre de 2012

Se supone...

Se supone que es algo que debería decir, sin embargo, lo callo cuando lo que quisiera es  gritarle al mundo no sólo el que te quiero, sino, el que te amo. Sólo contigo he podido ver la primavera en pleno invierno. Sólo contigo he podido soñar aún estando despierta y creerme lo suficientemente fuerte para dar mi vida si en ello se me fuese.

Se supone que no debería decirte todas estas cosas, mis palabras, mis sentimientos, mis anhelos, mis miedos, pero es que todo esto son parte de lo que soy, de lo que tengo, de lo que puedo ofrecerte. Has devuelto a mi vida la alegría que creí perdida. Has conseguido que con tan sólo mirarte desee perderme una y otra vez en el océano de tus ojos. 

Se supone que no debería sentirte, pero desearía escribir sobre tu cuerpo las palabras de amor más hermosas dichas nunca, cubrirte de besos hasta que nos rinda el sueño y envolverte entre mis brazos. Se supone que no debería amarte, pero hoy por hoy todo en mí, habla de ti.  

Se supone que no debería mirarte más allá de la amistad y el cariño, pero aún así te miro y observo desde un lugar donde mirarte no es pecado. Te idealizo, dibujo tu silueta en mi pensamiento y le doy luz y color con este amor que te proceso. 

Se supone que no debería entristecerme al recordarte, pero tú fuiste ese ser ta especial capaz de llenar de vida mis anocheceres, de hacerme renacer cada mañana con el brillo de tus ojos y el destello del sol en tu pelo. Eres esa persona capaz de hacerme que desee que llegue la noche para que cada sueño un dia tras otro sea más hermoso que el anterior, aún sabiendo que al despertar se esfumará y la tristeza de no tenerte volverá a invadir mi alma.

Se supone que no debería dejar que mi corazón te nombrase, pero desde tu llegada el cogió las riendas y no me deja pensar en nada. Mis manos escriben hoja tras hoja en cada rincón que me recuerda a ti, En cada verso y poema terminado, tú eres su inspiración y tu nombre el sello y firma de cada palabra de amor pronunciada.

Se supone que no debería hablarte de esto, pero vives dentro de mí, me lates por dentro, están en cada poro de mi piel tus caricias, en cada respirar profundo tu perfume y en cada recuerdo un suspiro.

Se supone que debería decirte que te amo, así que tan sólo diré te quiero.

Mónica García Torres    


sábado, 7 de julio de 2012

Sólo quiero soñarte....


Sólo quiero soñarte amor...
no puedes impedir que lo haga, esto no.
Embriagarme de la dulzura de tus recuerdos,
retenerte en mi retina cada día para poder verte cada noche..

Sólo quiero soñarte amor...
crear mundos hechos tan sólo para dos,
renacer y morir con cada historia creada
sin miedo al reproche.


Sólo quiero soñarte amor...
entregarte todo ese amor que en la realidad guardo,
besarte, acariciarte, enseñarte lo hermoso de la vida,
bajo un manto de estrellas tumbados junto al mar...

Sólo quiero soñarte amor...
susurrarte al odio cada uno de mis versos,
moldear tu silueta con mis manos en cada rincón,
crear melodías con tu voz y recordarlas en la noche a solas.

Sólo quiero soñarte amor...
enfrentar, saltear y derribar obstáculos en nuestro camino
aunque en ello perdamos batallas
ganar una eternidad junto a ti.

Sólo quiero soñarte amor...
nacer, morir y renacer en tus ojos de nuevo,
saciarme esta sed que tengo con el manantial de tus labios.
embriagarme de esa sonrisa que me deslumbra, que me ciega.


Sólo quiero amarte amor...
poder decir que te amo sin miedo a nada
vivo enamorada de ti mucho antes de saber si quiera que existias
déjame soñarte amor... déjame vivir este sueño. 


Mónica García Torres

viernes, 11 de mayo de 2012

Mi mayor legado....

Quizás muchas de las cosas que haga no agradará a toda esa gente que no valora la vida tanto como yo, a todos aquellos que piensan que la esperanza es el consuelo de tontos y que la fe es una utopía. Pero no me importa lo que piensen los demás, yo intento ser mejor cada día, cometeré errores, unas veces ganaré y otras perderé, pero tras cada batalla perdida, habré ganado una lección para guerras venideras. 
Quizás no logre complacer a todos con mi forma de ver la vida pero cada uno somos únicos y pensamos y sentimos de forma distinta. He intentado hacer el bien de mil maneras distintas y aún cuando no lo he conseguido no he dejado de insistir porque todo lo hecho ha ido con la mejor y buena intención que hay en mi alma, quien sabe, dicen que el que siembra amor recogerá amor y el que siembra odio, recogerá odio.
Soy feliz y dejo que el mundo y la gente a mi alrededor lo sea conmigo, creo cada mañana miles de sonrisas para todo aquel que las necesite y cuando recibo una sonrisa devuelta, por pequeña que sea, hace que mi dicha sea totalmente plena. Sé que ese será mi legado del mañana, todas esas sonrisas que intenté sembrar en el rostro de aquellos que un día anduvieron sufriendo a mi lado.

Porque mientras que viví amé cada pequeño detalle que me rodeaba, un rayo de sol, una brisa de aire rozando mi cara, la mirada de un niño, una lágrima derramada y consolada por aquel que me amaba o yo amaba. 

Quiero llenar mi vida de alegría aún cuando los momentos más horribles parezcan ir a contracorriente. Quiero nacer, morir y renacer cada día para apreciar cada instante creado ante mis ojos. 
Soy feliz por estar rodeada de gente que un día llegaron a mi vida para quedarse y que hoy por hoy, forman parte de los pilares que sujetan mi techo. Me llenan de vida con tan sólo sentirlos cerca aún estando en la distancia, por enseñarme que el amor, la amistad y la lealtad siguen vivos en esta época que nos tocó vivir donde los valores del ser humano parecen haberse perdido. A todos esas personas que se quedaron en el camino, a esos amigos y familiares que se fueron y que desde siempre he sentido como desde el cielo velaban cada amanecer y cada anochecer mio. Por que sus sonrisas, sus inquietudes, sus sueños, su amor, sus palabras y consejos fueron su legado en mi, granitos de arena que de cada uno yo utilicé para crear los cimientos de mi vida.

Se que el día de mañana cuando calle mi voz y se apague mi mirada,  mi sonrisa sembrada hoy en los corazones de quienes me rodean, de los que me conocen y los que quizás no tanto, será sin duda mi mayor legado...

Mónica García Torres  



lunes, 7 de mayo de 2012

Preguntas y respuestas....

Llevo unos días dando vueltas en mi cabeza a una pregunta y hoy junto al mar, en silencio, quise buscarle una respuesta.
_ ¿ porqué te amo tanto, no lo entiendo ?.

Empecé a pensar y me dije, será por su belleza, por esos ojos, por su sonrisa, por su forma de mirarme, de hablarme... pero luego me pregunté si sería sólo por eso y me di cuenta de que aquello no era suficiente para lo que yo estaba sintiendo.

Seguí pensando posibles respuestas a mi pregunta... es por su dulzura, por su corazón, por la forma de tratarme, porque está a mi lado, me escucha, me aconseja, me hace ver la vida de otra manera, me hace sonreír y elimina todo pensamiento negativo de mi mente y mientras divagaba entre respuestas otra pregunta interrumpió bruscamente dejándome otra vez sin razón.

_ ¿ pero sólo por eso es que siento lo que siento ?.

Debido a la confusión creada quise profundizar un poquito más en mi y decidí dejar que mi corazón hablase. El me decía que te amaba porque sólo con mirarte le devolvías la fuerza y las ganas de luchar. Porque habías entrado en su vida arrasando y descolocando todo cuanto el creía, le quemabas por dentro y tu nombre se había tatuado a fuego lento poco a poco.

Pero todo aquello aun me creaba una duda más y era _ ¿ si todo aquello era de verdad suficiente para comprender lo que estaba pasando en mi interior ? De pronto en medio de la tranquilidad que en ese momento de meditación tenía, una voz interrumpió mi momento a solas.

_ Hola me dijo, yo tengo la respuesta que tu buscas, de hecho ha estado delante de ti desde el primer día, acompañándote en cada decisión tomada, caminando junto a ti...

Por circunstancias de la vida por  aquel entonces yo andaba perdida, sin rumbo, sin aliento, sin fuerzas y desde que te conocí algo regresó a mi con fuerza, mi alma, justo la voz que me hablaba en ese momento.
Gracias a ti cada día, cada segundo, cada momento habían llenado mi vida de colores, habías devuelto la sonrisa a mi rostro, mis ganas de vivir. Me dejaste entrar en tu vida, dejándome conocerte y amar cada parte de ti. Me hiciste participe de todo cuando envolvía tu vida, tus sueños, tus miedos, tus ilusiones, tus alegrías y tristezas. Me fui dando cuenta con el paso del tiempo que eras esa persona que me complementaba, me sentía querida, admirada, amada. Gracias a ti empecé a comprender que los pequeños detalles son en esta vida los que realmente te dan la felicidad y que a veces lo pequeño e insignificante también puede ser hermoso.

Por todo eso y mucho más que no voy a seguir escribiendo ya que podría llenar páginas y páginas, es porqué entendí ahora el ¿ porqué te amo tanto ? porque gracias a ti volví a reencontrarme conmigo misma, porque me devolviste la capacidad de amar que creí perdida. Ya sólo me queda amor darle las gracias a Dios y al destino por haberte puesto en mi camino.

Te amo amor, ahora si se ¿ porqué te amo ?

Mónica García Torres.      

jueves, 26 de abril de 2012

Cuando habla el corazón...

Cuando habla el corazón todo el mundo alrededor calla, todo es hermoso, sus palabras son besos, caricias, son melodía para aquel al que va dirigido. Cuando habla el corazón todo cuanto pasa en él, su tiempo, su miedo, su amor y su desdicha es fruto del sentimiento más inmenso creado núnca.
Cuando habla el corazón todo aquello que dice parece desbocado, loco, sin rumbo pero no es así, tiene un único sentido, y su camino eres tú. Sus palabras hablan de lo maravilloso que fue el conocerte, hablan de la ilusión creada, sus frases están llenas de fuerza, de ganas de vivir y de luchar. Gracias a ti cada uno de sus latidos son eternos, no entiende de tiempos y toda su intensidad depende del momento en el que tu lo estés mirando. 
Cuando habla el corazón cada uno de sus poemas, están escritos como si este fuese su última vez, quieren llegar a ti y que los oigas ya sea a voz en grito o en silencio, algunas veces con su dicha y otras con su lamento, dejando que sientas que cada suspiro entregado al verte, al mirarte, al hablarte, al sentirte al lado son hilos de vida entrelazados que dan forma a este amor que siente.
Cuando habla el corazón, son sus sentimientos los que definen sus mil maneras de amarte, su magia, su pasión es capaz de transformar todo aquello negativo que  pueda destrozar la felicidad que le das al estar a su lado sin haber hecho absolutamente nada. Cada segundo, cada minuto sin ti cambia su tristeza de no tenerte por una sonrisa con tan sólo pensarte y retenerte en mi pensamiento una noche tras otra.
Cuando habla el corazón toda su belleza, es capaz de escribir todo aquello que dice hoy mi alma, se que si miras dentro de el encontrarás una mirada, un beso eterno, una pasión encendida, una caricia entregada.
Cuando habla el corazón a veces no todo lo que se escucha es lo que uno espera oír porque sus pensamientos y razones crean dudas al respecto y no se si tú me extrañas como yo a ti. A veces por tu silencio, otras por tu ausencia el llora y acaba arropándose con tu recuerdo. A veces a pesar de gritarte lo que siente, tú eres incapaz de oírlo y sus palabras lo ahogan dejándolo sin aliento.
Cuando habla el corazón este se suele encontrar inundado de sensaciones dispares, ilusiones, miedos, dudas, esperanzas, sueños, alegrías, tristezas, momentos vividos y otros anhelados.
 Pero créeme cuando te digo que ....
Cuando habla el corazón es el único instante donde el verdadero amor es capaz de mostrarse en toda su esencia llegando a comprender sin dudas lo que realmente siente.

Mónica García Torres.
     

viernes, 24 de febrero de 2012

Empiezo a necesitarte y eso no puede ser ...

Empiezo a necesitarte, tanto, que ando buscando tu reflejo en cada lugar por donde paso, a veces te veo y otras apenas si eres un espejismo que juega caprichoso con mi mente.
Empiezo a sentirte, cada día con más fuerza, mi corazón te llama y retumba su eco en mi silencio al no encontrar respuesta. Me está comenzando a resultar extraño, como me veo con la necesidad de tenerte cerca al menos un segundo y querer que me regales una de tus sonrisas.

Has aparecido en mi vida, descontrolando toda la serenidad y la calma que había conseguido para mi alma. Me desgarra, el tiempo de espera para volver a verte. Había conseguido que mi vida fuese cotidiana y tuviste que aparecer tú, desubicando cada pensamiento de mi cabeza y arrasando con cada sentimiento controlado que permanecía intacto dentro de mi. 

Empiezo a extrañarte y no quiero que esta sensación siga creciendo, quiero arrancarte, quiero apagar este fuego que poco a poco me va quemando y arrasa todo cuanto encuentra a su paso.
Aún no lo has ocupado todo y ya quiero olvidarte. Ya formas  parte de mi tiempo, apareces en mis sueños y estas constantemente en mi mente. He soñado con tus besos, empiezo a creer que te quiero y esto no puede ser.
Estás cerca de mí y sin tocarme, ya noto como me rozas, me queman tus miradas y ya he sentido esa fuerza imparable de querer besarte cuando has estado a milímetros de mi. Tengo miedo de que notes como mi corazón se acelera, como me tiembla la voz al hablarte o se me llenan los ojos de luz al mirarte.

No entiendo porque mi corazón no quiere borrarte, el porque se a aferrado a ti de este modo. No entiende de razones, ni de palabras, sólo se deja llevar por los sentimientos y eso me da miedo.
No quiero más ilusiones, ni sueños rotos, no quiero más falsas esperanzas, ni lágrimas que derramar, pero la realidad parece que huyese de mi y no quiero más verdad que la de seguir hacia delante sin ti, aunque hayas sido ultimamente la causa a cada una de mis sonrisas de cada día, aunque tu seas esa persona que ocupa mi presente hoy y seguramente mi mañana también, incluso, aun siendo esa persona con la que estoy compartiendo momentos hermosos y me llenan de dicha....pero tengo que olvidarte antes de que sea demasiado tarde.

Mónica García Torres


Desde el silencio de mi alma...

Ábreme las puertas de tu alma comparte conmigo cada segundo de tu vida que yo te regalaré una eternidad sin dudarlo. Deja tus miedos atrás y regálame el placer de conocer cuanto eres, todo en cuanto vives, todo cuanto te hace llorar y todo aquello por lo que sonríes.

Prometo entrar despacio, de puntillas, apenas si podrás notar que te acaricio, que cada día consuelo cada una de tus lágrimas y adorno cada una de tus sonrisas.

Entraré sin hacer ruido cuidando cada detalle con la ternura y la pasión que mereces. Puedo ofrecerte el sentimiento de amor más hermoso creado nunca, puedo regalarte cada uno de mis versos y susurrártelos al oido cada vez que me los pidas, crearte la poesía más hermosas y dedicartela a media luz al llegar la noche abrazada a ti.

No vengo cargada de promesas inútiles, pero si tengo infinidad de sueños que quiero compartir contigo. Puedo entregarte todo lo que soy, todo cuanto tengo en esta vida, cada ilusión creada. Mi fuerza, mi ánimo, puedo entregarte mis manos para ayudarte a levantarte cada vez que caigas, puedo ofrecerte mis pies, por si en el camino de tu vida encuentras más espinas que rosas. Puedo entregarte mis ojos y ser luz para esos días en los que parece que no quiere salir el sol. Puedo convertirme en aire y ser aliento para esos días en los que la vida parece no tener sentido
.
Yo te ayudaré, aunque no puedas sentirme, aunque no puedas verme, desde el silencio de mi alma, crearé espacios donde puedas estar en soledad sin sentir frío. Sólo déjame entrar que quiero ser parte de tí, de todo cuanto eres....

Mónica García Torres

martes, 14 de febrero de 2012

Gracias mi amor...

Gracias amor por regalarme el placer de pasar cada segundo de mi vida a tu lado, por hacerme sentir la persona más maravillosa del mundo. Gracias por tus besos, tus caricias, tus abrazos, por esas miradas que prisionera me tienen de este amor.
Gracias por cada palabra nacida de tus labios, por cada detalle hermoso, por tu sinceridad, tu lealtad y tu apoyo.
Eres el más bello regalo que el destino ha podido ofrecerme, tu forma de amarme, de quererme, me hacen sentirte cada día más feliz que ayer, me hacen volar y querer compartir contigo una eternidad en mi trocito de cielo.
Gracias por hacerme sonreir cada mañana, por acurrucarme en tus brazos cuando me siento triste, por secar cada una de mis lágrimas y saber tratarlas con la ternura y delicadeza que merece. 
Aunque me sea fácil escribirte todas estas letras, si que me es imposible explicarte la cuantía de este amor que siento, su inmensidad, la pasión con la que arde dentro de mi, para eso no tengo palabras...
Mi ángel, mi amor fiel e incondicional, contigo he aprendido que la vida puede ser maravillosa por el simple hecho de que sonrío y me sonríes cada mañana. 
Quiero hacer realidad contigo cada uno de mis sueños y que tú hagas los tuyos realidad conmigo. Se me escapan los suspiros al pensarte, mi mirada anda perdida en un mundo ajeno a este, tu recuerdo esboza una sonrisa en mi rostro y mi corazón late con más fuerza cada día.
Querido amor ayer fuiste mi pasado, hoy eres mi presente y quiero un mañana contigo. Has sabido llenar poco a poco cada espacio vacío de mi vida y me has regalado otros nuevos que hasta conocerte desconocía. Has hecho que florezca de nuevo en mi aspectos que creí perdidos. Me has devuelto la fuerza, las ganas de luchar y seguir hacia delante. 
Estás cada noche en cada uno de mis sueños y en ellos no hay distancias, te susurro, te grito que te amo sin miedo a perderte, camino junto a ti cogida de tu mano bajo atardeceres hermosos y a orillas del mar nuestros pies descalzos se funden con las olas. 
Ocupas todo mi tiempo, cuando estoy contigo y a solas, porque en la soledad de mi cuarto tambien te pienso y el sólo pensarte me hace escribirte todas estas letras sin ser poeta...
Ansío el día en que nuestro amor se una para siempre y ya nuestros días sean sólo nuestros, amanecer cada mañana abrazada a ti, mirarte mientras duermes, acariciarte el pelo, darte los buenos días y que lo primero que veas al abrir tus lindos ojos sea mi sonrisa y lo primero que escuches sea un te amo.
Sólo se que hoy por hoy esto que siento no tiene final, que te amaré por siempre y que todo te lo debo a tí. GRACIAS. 

FELIZ DÍA MI AMOR.


Mónica García Torres

jueves, 26 de enero de 2012

Escucha mi corazón....

Escucha mi corazón amor, se que su coraza es fuerte pero su lamento es capaz de traspasar cualquier obstáculo. Aunque moribundo y casi sin aliento se encuentra tras tu partida, aún sigue latiendo, a duras penas puede levantarse cada mañana y el único ápice de vida que tiene lo utiliza sólo para llamarte.

Escúchale, quizás tenga las respuestas a todas tus preguntas, quizás encuentres en él todo ese amor que andas buscando y que aún teniéndole a milímetros de ti, no eres capaz de verlo. Escúchale, entenderías el porqué a cada una de sus emociones e inquietudes cuando está a tu lado, sabrías por fin que lleva años amándote a escondidas.

Escúchale amor, quizás sus palabras no cambien nada, quizás siga a contracorriente hacia ti pero quiere al menos, poder morir en el intento de amarte.
No puede olvidar cuanto siente, y créeme que lo ha intentado de todas las maneras posibles, pero el simple hecho de intentarlo lo borraba de este mundo. Te juro que he querido arrancarte de mi, pero es mucho más fuerte el amor que me une a tí, que la fuerza para liberarme.

Escúchale, dale la oportunidad de explicarse, de intentar conquistarte, de querer ser todo y nada por tí. Déjale llevarte con sus palabras, con estos versos, con su poesía, con su pasión a mundos creados sólo y enteros para vivirlos junto a tí.

Escúchale no tienes ni la mínima idea de lo importante que es, de cuanto es lo que significas para él. No te imaginas las páginas y páginas que lleva escrita en su alma de esta historia dedicada sólo y exclusivamente para ti. Cuantos gestos, cuantas miradas, cuantas caricias guardadas para entregártelas, que llevan grabadas tu nombre.

Escúchale entenderías porqué sonríe cuando le sonríes, porqué se acelera cuando estás cerca, porqué se ilusiona cuando te diriges a él y porqué se derrumba cuando te marchas.

Sólo quiere amarte amor, escúchale...   

Mónica García Torres

lunes, 23 de enero de 2012

Eres mi todo.....


Eres mi todo,
en el jardín de mi vida, tú eres mi flor más hermosa, tus pétalos mi abrigo y tus espinas la protección perfecta para mi alma.
En mi mirada, tú eres esa luz que emana radiante, hermosa y grandiosa tu belleza, tu resplandor.
En mi labios, tú eres ese beso eterno, apasionado y profundo.

Eres mi todo, 
en mis manos, eres la ternura encarnada, la delicadeza, la seguridad...
eres en mi respiración, cada bocanada de aliento, cada suspiro y cada sensación de sentirme viva.
Eres para mis pies, sandalias en mi caminar diario, mi guía, mi rumbo...

Eres mi todo,
en mi corazón tú eres el amor más hermoso creado nunca, 
en mis sueños, ese ángel que los vela, que los cuida, que les da forma y color cada noche.
En mi cabeza eres ese pensamiento constante, esa imagen grabada, ese recuerdo intenso...

Eres mi todo,
en mi ánimo, eres mi fuerza, mis ganas de luchar cada día, de afrontar todo cuanto se ponga ante mí.
para mis sentimientos, eres la respuesta acertada a cada unos de ellos. 
En mi inspiración, la única persona capaz de hacerme escribir todo cuanto dicen estas palabras.. 

Eres mi todo
en mi tiempo, eres mi pasado, mi presente y mi futuro más cercano.
eres todo cuanto busqué en estos años, todo cuanto anhelé, todo cuanto quise...
y en mi saber se, que serás siempre mi todo, mi mundo...

Mónica García Torres