viernes, 24 de febrero de 2012

Empiezo a necesitarte y eso no puede ser ...

Empiezo a necesitarte, tanto, que ando buscando tu reflejo en cada lugar por donde paso, a veces te veo y otras apenas si eres un espejismo que juega caprichoso con mi mente.
Empiezo a sentirte, cada día con más fuerza, mi corazón te llama y retumba su eco en mi silencio al no encontrar respuesta. Me está comenzando a resultar extraño, como me veo con la necesidad de tenerte cerca al menos un segundo y querer que me regales una de tus sonrisas.

Has aparecido en mi vida, descontrolando toda la serenidad y la calma que había conseguido para mi alma. Me desgarra, el tiempo de espera para volver a verte. Había conseguido que mi vida fuese cotidiana y tuviste que aparecer tú, desubicando cada pensamiento de mi cabeza y arrasando con cada sentimiento controlado que permanecía intacto dentro de mi. 

Empiezo a extrañarte y no quiero que esta sensación siga creciendo, quiero arrancarte, quiero apagar este fuego que poco a poco me va quemando y arrasa todo cuanto encuentra a su paso.
Aún no lo has ocupado todo y ya quiero olvidarte. Ya formas  parte de mi tiempo, apareces en mis sueños y estas constantemente en mi mente. He soñado con tus besos, empiezo a creer que te quiero y esto no puede ser.
Estás cerca de mí y sin tocarme, ya noto como me rozas, me queman tus miradas y ya he sentido esa fuerza imparable de querer besarte cuando has estado a milímetros de mi. Tengo miedo de que notes como mi corazón se acelera, como me tiembla la voz al hablarte o se me llenan los ojos de luz al mirarte.

No entiendo porque mi corazón no quiere borrarte, el porque se a aferrado a ti de este modo. No entiende de razones, ni de palabras, sólo se deja llevar por los sentimientos y eso me da miedo.
No quiero más ilusiones, ni sueños rotos, no quiero más falsas esperanzas, ni lágrimas que derramar, pero la realidad parece que huyese de mi y no quiero más verdad que la de seguir hacia delante sin ti, aunque hayas sido ultimamente la causa a cada una de mis sonrisas de cada día, aunque tu seas esa persona que ocupa mi presente hoy y seguramente mi mañana también, incluso, aun siendo esa persona con la que estoy compartiendo momentos hermosos y me llenan de dicha....pero tengo que olvidarte antes de que sea demasiado tarde.

Mónica García Torres


Desde el silencio de mi alma...

Ábreme las puertas de tu alma comparte conmigo cada segundo de tu vida que yo te regalaré una eternidad sin dudarlo. Deja tus miedos atrás y regálame el placer de conocer cuanto eres, todo en cuanto vives, todo cuanto te hace llorar y todo aquello por lo que sonríes.

Prometo entrar despacio, de puntillas, apenas si podrás notar que te acaricio, que cada día consuelo cada una de tus lágrimas y adorno cada una de tus sonrisas.

Entraré sin hacer ruido cuidando cada detalle con la ternura y la pasión que mereces. Puedo ofrecerte el sentimiento de amor más hermoso creado nunca, puedo regalarte cada uno de mis versos y susurrártelos al oido cada vez que me los pidas, crearte la poesía más hermosas y dedicartela a media luz al llegar la noche abrazada a ti.

No vengo cargada de promesas inútiles, pero si tengo infinidad de sueños que quiero compartir contigo. Puedo entregarte todo lo que soy, todo cuanto tengo en esta vida, cada ilusión creada. Mi fuerza, mi ánimo, puedo entregarte mis manos para ayudarte a levantarte cada vez que caigas, puedo ofrecerte mis pies, por si en el camino de tu vida encuentras más espinas que rosas. Puedo entregarte mis ojos y ser luz para esos días en los que parece que no quiere salir el sol. Puedo convertirme en aire y ser aliento para esos días en los que la vida parece no tener sentido
.
Yo te ayudaré, aunque no puedas sentirme, aunque no puedas verme, desde el silencio de mi alma, crearé espacios donde puedas estar en soledad sin sentir frío. Sólo déjame entrar que quiero ser parte de tí, de todo cuanto eres....

Mónica García Torres

martes, 14 de febrero de 2012

Gracias mi amor...

Gracias amor por regalarme el placer de pasar cada segundo de mi vida a tu lado, por hacerme sentir la persona más maravillosa del mundo. Gracias por tus besos, tus caricias, tus abrazos, por esas miradas que prisionera me tienen de este amor.
Gracias por cada palabra nacida de tus labios, por cada detalle hermoso, por tu sinceridad, tu lealtad y tu apoyo.
Eres el más bello regalo que el destino ha podido ofrecerme, tu forma de amarme, de quererme, me hacen sentirte cada día más feliz que ayer, me hacen volar y querer compartir contigo una eternidad en mi trocito de cielo.
Gracias por hacerme sonreir cada mañana, por acurrucarme en tus brazos cuando me siento triste, por secar cada una de mis lágrimas y saber tratarlas con la ternura y delicadeza que merece. 
Aunque me sea fácil escribirte todas estas letras, si que me es imposible explicarte la cuantía de este amor que siento, su inmensidad, la pasión con la que arde dentro de mi, para eso no tengo palabras...
Mi ángel, mi amor fiel e incondicional, contigo he aprendido que la vida puede ser maravillosa por el simple hecho de que sonrío y me sonríes cada mañana. 
Quiero hacer realidad contigo cada uno de mis sueños y que tú hagas los tuyos realidad conmigo. Se me escapan los suspiros al pensarte, mi mirada anda perdida en un mundo ajeno a este, tu recuerdo esboza una sonrisa en mi rostro y mi corazón late con más fuerza cada día.
Querido amor ayer fuiste mi pasado, hoy eres mi presente y quiero un mañana contigo. Has sabido llenar poco a poco cada espacio vacío de mi vida y me has regalado otros nuevos que hasta conocerte desconocía. Has hecho que florezca de nuevo en mi aspectos que creí perdidos. Me has devuelto la fuerza, las ganas de luchar y seguir hacia delante. 
Estás cada noche en cada uno de mis sueños y en ellos no hay distancias, te susurro, te grito que te amo sin miedo a perderte, camino junto a ti cogida de tu mano bajo atardeceres hermosos y a orillas del mar nuestros pies descalzos se funden con las olas. 
Ocupas todo mi tiempo, cuando estoy contigo y a solas, porque en la soledad de mi cuarto tambien te pienso y el sólo pensarte me hace escribirte todas estas letras sin ser poeta...
Ansío el día en que nuestro amor se una para siempre y ya nuestros días sean sólo nuestros, amanecer cada mañana abrazada a ti, mirarte mientras duermes, acariciarte el pelo, darte los buenos días y que lo primero que veas al abrir tus lindos ojos sea mi sonrisa y lo primero que escuches sea un te amo.
Sólo se que hoy por hoy esto que siento no tiene final, que te amaré por siempre y que todo te lo debo a tí. GRACIAS. 

FELIZ DÍA MI AMOR.


Mónica García Torres