jueves, 25 de octubre de 2012

Se supone...

Se supone que es algo que debería decir, sin embargo, lo callo cuando lo que quisiera es  gritarle al mundo no sólo el que te quiero, sino, el que te amo. Sólo contigo he podido ver la primavera en pleno invierno. Sólo contigo he podido soñar aún estando despierta y creerme lo suficientemente fuerte para dar mi vida si en ello se me fuese.

Se supone que no debería decirte todas estas cosas, mis palabras, mis sentimientos, mis anhelos, mis miedos, pero es que todo esto son parte de lo que soy, de lo que tengo, de lo que puedo ofrecerte. Has devuelto a mi vida la alegría que creí perdida. Has conseguido que con tan sólo mirarte desee perderme una y otra vez en el océano de tus ojos. 

Se supone que no debería sentirte, pero desearía escribir sobre tu cuerpo las palabras de amor más hermosas dichas nunca, cubrirte de besos hasta que nos rinda el sueño y envolverte entre mis brazos. Se supone que no debería amarte, pero hoy por hoy todo en mí, habla de ti.  

Se supone que no debería mirarte más allá de la amistad y el cariño, pero aún así te miro y observo desde un lugar donde mirarte no es pecado. Te idealizo, dibujo tu silueta en mi pensamiento y le doy luz y color con este amor que te proceso. 

Se supone que no debería entristecerme al recordarte, pero tú fuiste ese ser ta especial capaz de llenar de vida mis anocheceres, de hacerme renacer cada mañana con el brillo de tus ojos y el destello del sol en tu pelo. Eres esa persona capaz de hacerme que desee que llegue la noche para que cada sueño un dia tras otro sea más hermoso que el anterior, aún sabiendo que al despertar se esfumará y la tristeza de no tenerte volverá a invadir mi alma.

Se supone que no debería dejar que mi corazón te nombrase, pero desde tu llegada el cogió las riendas y no me deja pensar en nada. Mis manos escriben hoja tras hoja en cada rincón que me recuerda a ti, En cada verso y poema terminado, tú eres su inspiración y tu nombre el sello y firma de cada palabra de amor pronunciada.

Se supone que no debería hablarte de esto, pero vives dentro de mí, me lates por dentro, están en cada poro de mi piel tus caricias, en cada respirar profundo tu perfume y en cada recuerdo un suspiro.

Se supone que debería decirte que te amo, así que tan sólo diré te quiero.

Mónica García Torres