lunes, 5 de noviembre de 2012

Esos momentos....

Los momentos están para vivírlos, unos te producen amor, otros tristeza, unos te hacen ver la realidad de la vida y otros por el contrario te hacen permanecer y hacer tuya una irrealidad que nos confunde pero que a la vez.... nos hace tan feliz.

Existen momentos que llegan a alcanzar una inmortalidad por la inmensidad de su belleza, por la grandeza de la ilusión creada, por la fuerza que tienen en ese momento de llegar a detener el tiempo. Todos esos momentos ya sean buenos o malos son parte de nuestra vida, parte de lo que un día fuimos y lo que hoy gracias a sus lecciones llegamos a ser como personas. pero son sólo eso momentos, que tenemos que llegar a reconocer, aceptar, aprender a vivir con ellos e incluso olvidar aquellos que nos hicieron mal.

Habrá de aquellos que nos marquen para siempre, porque las personas o las situaciones que los crearon nos dejaron una huellas imborrables, que grabadas en el alma nos recuerdan una y otra vez lo que significaron en su momento. Amores que murieron, amistades que se truncaron por errores cometidos, infidelidades e incluso amores que no fueron correspondidos por mucho que nosotros mismos diéramos todo de nuestra parte y aún así no fuera suficiente.

Momentos en los que una mirada o una sonrisas hablan por si solos entre dos amigos que se reeencuentran o esos silencios entre dos enamorados que hablan por si solos. Esos momentos en los que compartes una puesta de sol o un paseo a la orilla del mar con la persona que amas sin ni siquiera saber esa persona el amor que dentro de ti te quema por ella. Esas noches a solas en tu cuarto en la que los sueños te hacen vivir una y otra vez lo que anhelas en esa realidad en la que tu suspiras de amor y la persona que amas no conoce esos suspiros.

Esos momentos pasan y ninguno será igual al anterior, quédate con lo bueno de cada uno de ello y olvidarlo cuanto antes por que nada es para siempre y al igual que la vida te los regala en un presente, cuando pasa te los borra el pasado. 

Aprender a atesorar los momentos bellos es los que nos ayudara a seguir fuertes hacia adelante, a sentirnos vivos, a querer a pesar de las encrucijadas del destino. Si llenamos nuestra vida de esos enormes momentos, llenaremos de paz y alegría a todo aquel que se encuentre a nuestro lado, llenándolos de ese amor que tan sólo nosotros sabemos dar.

NO hay que permitir que nadie borre nuestros recuerdos pues sólo nosotros somos dueños de ellos y con nosotros se irán el día de mañana. Quizás algunos momentos ya hayan pasado para nuestra vida, pero nos quedan muchos más por los que vivir y luchar y son simplemente, esos bellos momentos....

Mónica García Torres




No hay comentarios:

Publicar un comentario